BESAMANOS DE LA VIRGEN

 
 

La Madre piadosa estaba
junto a la cruz y lloraba
mientras el Hijo pendía.
Cuya alma, triste y llorosa,
traspasada y dolorosa,
fiero cuchillo tenía.
(Versión de Lope de Vega de la secuencia del Stabat Mater, primera estrofa)


Miguel Mora, cofrade del Santo Sepulcro e hijo de Rafael Mora, que fue Hermano Mayor de esta Hermandad, ha realizado estas bellas fotografías de la Santísima Virgen de los Dolores el pasado día quince de septiembre, con motivo del besamano que la Hermandad realiza en su festividad.

BESAMANO DE NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES

La Real e Ilustre Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores les invita a participar de los actos que, con motivo de la festividad  Nuestra Señora de los Dolores, tendrán lugar el próximo día 15 de septiembre en el Templo Parroquial de San Pedro Apóstol de Almería.
De 16 a 19 horas besamano de Nuestra Señora de los Dolores.
A las 19 horas rezo del Santo Rosario.
A las 19:30 horas celebración de la Eucaristía.

CORPUS CHRISTI

CORPUS CHRISTI.
Jueves, 7 de junio de 2012.
Tres jueves hay en el año que relucen mas que el sol:
Jueves Santo, Corpus Christi y el día de las Ascensión.

DOMINGO DE PENTECOSTÉS

DOMINGO, 27 DE MAYO DE 2012
En Pentecostés (ó Domingo de Pentecostés) se celebra el descenso del Espíritu Santo y el inicio de la actividad de la Iglesia, por ello también se le conoce como la celebración del Espíritu Santo.
Siete semanas son cincuenta días, de ahí el nombre de “Pentecostés” (= cincuenta) que recibió más tarde. La fiesta de Pentecostés es uno de los Domingos más importantes del año, después de la Pascua. En el Antiguo Testamento era la fiesta de la cosecha y, posteriormente, los israelitas, la unieron a la Alianza en el Monte Sinaí, cincuenta días después de la salida de Egipto.
En el calendario cristiano con Pentecostés termina el tiempo pascual de los 50 días. Los cincuenta días pascuales y las fiestas de la Ascensión y Pentecostés, forman una unidad. No son fiestas aisladas de acontecimientos ocurridos en el tiempo, son parte de un solo y único misterio.
Aunque durante mucho tiempo, debido a su importancia, esta fiesta fue llamada por el pueblo segunda Pascua, la liturgia actual de la Iglesia, si bien la mantiene como máxima solemnidad después de la festividad de Pascua, no pretende hacer un paralelo entre ambas, muy por el contrario, busca formar una unidad en donde se destaque Pentecostés como la conclusión de la cincuentena pascual. Vale decir como una fiesta de plenitud y no de inicio.
La fiesta de Pentecostés, es el segundo domingo más importante del año litúrgico en donde los cristianos tienen la oportunidad de vivir intensamente la relación existente entre la Resurrección de Cristo, su Ascensión y la venida del Espíritu Santo.
Información obtenida en: http://www.cuandopasa.com/

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (15,9-17):

DOMINGO, 13 DE MAYO DE 2012.
Lectura del Santo Evangelio según San Juan (15,9-17):
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud. Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.»
Palabra del Señor.

ARTÍCULOS SOBRE DOÑA ENCARNACIÓN MOLINA EN LA VOZ DE ALMERÍA




Artículo de D. Juan ANtonio Barrios para la Voz de Almería.


D. Alfredo Casas, en su artículo de la Voz de Almería,

nos acerca a una Encarnación Molina que nos dice:
"Todos necesitamos
formación pero los cofrades también,
primero religiosa, y después
lo que son los grupos de formación
a nivel sectorial: vocales de culto,
secretarios, tesoreros..."

CONTINUISMO Y RENOVACIÓN EN LA ELECCIÓN DE PRESIDENTE DE LA AGRUPACIÓN DE HERMANDADES Y COFRADÍAS DE ALMERÍA

La nueva presidenta electa de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Almería,


Doña Encarnación Molina.


Al fondo, el ex presidente charla amistosamente con el Hermano Mayor del Perdón


en el centro el Hermano Mayor de la Virgen del Mar.


Fotografía: D. Juan Antonio Barrios.



La nueva presidenta electa y la Hermana Mayor de Coronación.


Fotografía: D. Juan Antonio Barrios.


Tras la votación, en la que 13 votos para Dña Encarnación Molina, 10 votos para D. Juan R. Aguilera y un voto en blanco decidieron el nuevo presidente electo. Doña Encarnación Molina es, desde anoche, la presidenta electa de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Almería.



La primera mujer elegida para este puesto es delineante y diseñadora de interiores de profesión. Imparte clases de cerámica en un colegio de primaria y es integrante del equipo cofrade La Voz de Almería y la Cadena Ser. Pertenece a la Hermandad Juvenil del Santo Cristo del Perdón casi desde su fundación. En ella ha participado siempre de manera activa, perteneciendo a su junta directiva en distintos mandatos. En este órgano de gobierno del Perdón ha destacado por ser la persona responsable de la Liturgia. En el último mandato de la Agrupación de Hermandades y Cofradías ha sido la vocal de Espiritualidad y Formación de la Junta de Gobierno. Además está muy vinculada a la Parroquia de San José de Almería desde siempre, donde colabora como catequista y en la administración de la comunión a los enfermos. También forma parte del Consejo de Laicos de la Diócesis de Almería.



La recién elegida presidenta de la Agrupación de Hermandadesy Cofradías, que toma el relevo de José Antonio Sánchez Santander, estará acompañada en su futura Junta de Gobierno por Francisco López Moya, hermano mayor de la cofradía del Silencio, quien ocupará la vicepresidencia; Alfredo Casas, hermano mayor del Cristo del Perdón, que se encargará de la secretaría; y Gabriel Fernández, hermano mayor del Cristo del Amor, que realizará las funciones de tesorero. Además, Encarni Molina tiene la intención de integrar a gente joven en la entidad, en la que, junto a las hermandades de Pasión, también tendrán representación las hermandades de Gloria (Virgen del Carmen de Las Huertas, Pescadería y Rocío) y Patronal (Virgen del Mar).
Información obtenida en la Voz de Almería.



También será otro componente de la Hermandad Juvenil del del Santo Cristo del Perdón el vocal de Espiritualidad y Formación.



Nueva etapa pues para la Agrupación, en armonía con el equipo saliente, en la que algunos continúan como es el caso de D. Gabriel Fernández y la novedad de tener tres miembros de una misma hermandad en la junta directiva.

NOTA DE AGRADECIMIENTO



La Junta de Gobierno de la Real e Ilustre Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores agradece, a los diferentes medios de prensa escrita, radio y televisión, el respeto y afecto mostrados durante nuestro desfile procesional y Estación de Penitencia; así como los elogios recibidos referentes a la organización del desfile y la singular estética de nuestros Titulares.
Valorar el cambio rotundo de los últimos tres años nos oxigena y nos da fuerzas para seguir luchando, por el bien de la Hermandad y de la Semana Santa almeriense.

REALMENTE RESUCITÓ EL SEÑOR

Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Adolfo González Montes,

Obispo de Almería.

REALMENTE RESUCITÓ EL SEÑOR.
Queridos diocesanos:
Para los críticos del cristianismo la fe en la resurrección tiene motivaciones diversas, y han dado forma y cauce a las más diversas teorías. Para unos, en realidad no murió, sino que alguien murió en su lugar. Pensaron otros que pareció que moría, pero todo estaba bien concebido, lo adormecerían con pócima para luego descolgarlo y cuidar de él hasta su plena recuperación. Teorías más inverosímiles que racionales para quien tenga un mínimo conocimiento histórico del suplicio de la cruz practicado en el mundo antiguo, pero más inverosímiles en el caso de Jesús. Cuando el Nazareno llegó a la cruz estaba ya extenuado hasta la muerte, tras la terrible tortura a que fue sometido. Su pronta muerte en la cruz así lo prueba, librándole de que le quebraran las piernas como a los que colgaron con él.
Por eso, conscientes de la inverosimilitud estas teorías, algunos críticos, los más influyentes desde la Ilustración, han preferido negar contundentemente la resurrección, para explicar la fe en ella como resultado de un proceso psicótico padecido por los discípulos y que logró universalizarse como fe mediante el contagio y extensión en el mundo necesitado de liberación y cambio radical. La utopía que representaba el mensaje, que estos críticos quieren ver como meramente social e incluso revolucionario para el cambio de la sociedad del mundo antiguo, sería la explicación del éxito de la fe en la resurrección, un mensaje mistificado después y formulado en clave evanescentemente religiosa hasta convertirse en afirmación de la vida eterna como calmante del dolor de la vida terrena, justificación de la injusticia. La crítica marxista vendría a proponer así la más radical alternativa al cristianismo como alienación religiosa. Con todo, la fuerza de la causa de Jesús llegó a fascinar a otros para argumentar que la fe en la resurrección no podía ser otra cosa que el triunfo de la causa en sí misma; y así, decir que Jesús resucitó sería tanto como afirmar que su causa sigue adelante en esta historia convulsa de los hombres, con mayor o menor incidencia social sobre la vida, porque incluso esta causa puede ser estrictamente religiosa.
No es posible pasar revista a las múltiples teorías sobre la resurrección de quienes la niegan, pero una forma de negación de la resurrección parece haber prendido incluso dentro del cristianismo desde que el teólogo y exegeta Rudolf Bultmann le diera cauce y forma con su propuesta de desmitologizar el lenguaje de los evangelios. La propuesta implica negar los hechos que la acreditan: el sepulcro vacío y las apariciones; y afirmar que fue todo un descubrir, a la luz de la religiosa judía y de las religiones del mundo antiguo, el valor redentor de la muerte de Jesús. Prolongando variantes de este pensamiento, se viene sosteniendo desde hace años que el lenguaje de la resurrección es un caer en la cuenta de que Cristo no podía ser devorado por la muerte.
Hoy la investigación exegética, como siempre la pura razón ha sabido hacerlo, afirma que el sepulcro vacío por sí solo no constituye prueba de la resurrección. Ya lo dijeron los primeros críticos adversarios de Jesús: su cadáver habría sido robado o bien puesto en lugar oculto. Si embargo, el dato neotestamentario del sepulcro vacío no está sólo, sino acompañado de las apariciones. El sepulcro vacío, desde el punto de vista de la historia de las tradiciones históricas evangélicas parece haber tenido su origen en Jerusalén, dato nada despreciable para la sospecha fundada de su historicidad. No sólo porque es concorde con la antropología bíblica, que no da lugar a entender la vida de otra forma que como vida que incluye el cuerpo, más allá de las sombras de la muerte en el sheol del bajo mundo del abismo.
El sepulcro vacío sólo adquiere pleno sentido y fuerza de revelación a la luz de la experiencia de las apariciones, que si fueron algo, no pudieron ser mero proceso discursivo ni reacción consoladora en clave visionaria capaz de llevar a los discípulos a la superación de una tristeza y la depresión ocasionadas por el fracaso del Maestro amado. Ciertamente no pudieron ser revivificaciones al estilo de una resurrección que devuelve a la vida histórica a quien ha estado muerto, pero si sólo fueran estas apariciones narradas por el Nuevo Testamento mero lenguaje de una convicción de los discípulos, narraciones que vehiculan tan sólo un caer en la cuenta de que está vivo el que estaba bien muerto; si sólo fueran esto, serían bien poca cosa. Todavía quedaría a los partidarios de la tesis explicar por qué en el caso de Jesús y los demás no; por qué en su caso ha sido redimido el mundo de sus pecados y en otros casos no. ¿No resultará más milagrosamente milagroso llegar a creer que está vivo el que fue bien muerto? Negar una cierta experiencia de Cristo resucitado en las condiciones de nuestro conocimiento finito e histórico es sucumbir a la lógica de una razón racionalista convertida en criterio de todo lo que no puede admitir, una razón que ni le permite a Dios ser Dios, que ciertamente no es un Dios de los malabarismos, sino el Dios todopoderoso creador del cielo y de la tierra que arrancó a Cristo de la muerte para que el mundo no sucumba a las oscuridades en que el pecado sumerge la inteligencia; igual como sumerge la voluntad y carga de fantasías la memoria hasta tornarla incapaz de reconocer la verdad de las cosas vividas que dan identidad a un ser humano.
El realismo de la descripción de la resurrección por las santas mujeres y los discípulos, fundamento de la fe de la Iglesia, es alternativo a la fantasía que también a los antiguos les parecía falta de realidad: la resurrección de Jesús es un acontecimiento histórico sin dejar de ser trascendente, aunque no es reducible al control empírico de la ciencia, que, por lo demás, es incapaz de acaparar para sí misma todo lo que el hombre puede históricamente conocer.
Con mi afecto y bendición. ¡Feliz Pascua de Resurrección!
+ Adolfo González Montes
Obispo de Almería
Información obtenida en:
http://www.diocesisalmeria.es

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (20, 1-9)

DOMINGO, 8 DE ABRIL DE 2012.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan (20,1-9):
El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.»Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.
Palabra del Señor

PASIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SEGÚN SAN JUAN (18, 1-19,42)

VIERNES, 6 DE ABRIL DE 2012.



Pasión de nuestro Señor Jesucristo según San Juan (18,1–19,42).



C. En aquel tiempo, salió Jesús con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, donde había un huerto, y entraron allí él y sus discípulos. Judas, el traidor, conocía también el sitio, porque Jesús se reunía a menudo allí con sus discípulos. Judas entonces, tomando la patrulla y unos guardias de los sumos sacerdotes y de los fariseos, entró allá con faroles, antorchas y armas. Jesús, sabiendo todo lo que venía sobre él, se adelantó y les dijo:



+ «¿A quién buscáis?»



C. Le contestaron:



S. «A Jesús, el Nazareno.»



C. Les dijo Jesús:



+ «Yo soy.»



C. Estaba también con ellos Judas, el traidor. Al decirles: «Yo soy», retrocedieron y cayeron a tierra. Les preguntó otra vez:



+ «¿A quién buscáis?»



C. Ellos dijeron:



S. «A Jesús, el Nazareno.»



C. Jesús contestó:



+ «Os he dicho que soy yo. Si me buscáis a mí, dejad marchar a éstos»



C. Y así se cumplió lo que había dicho: «No he perdido a ninguno de los que me diste.» Entonces Simón Pedro, que llevaba una espada, la sacó e hirió al criado del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. Este criado se llamaba Malco. Dijo entonces Jesús a Pedro:



+ «Mete la espada en la vaina. El cáliz que me ha dado mi Padre, ¿no lo voy a beber?»



C. La patrulla, el tribuno y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ataron y lo llevaron primero a Anás, porque era suegro de Caifás, sumo sacerdote aquel año; era Caifás el que había dado a los judíos este consejo: «Conviene que muera un solo hombre por el pueblo.» Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Este discípulo era conocido del sumo sacerdote y entró con Jesús en el palacio del sumo sacerdote, mientras Pedro se quedó fuera a la puerta. Salió el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, habló a la portera e hizo entrar a Pedro. La criada que hacía de portera dijo entonces a Pedro:



S. «¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?»



C. Él dijo:



S. «No lo soy.»



C. Los criados y los guardias habían encendido un brasero, porque hacía frío, y se calentaban. También Pedro estaba con ellos de pie, calentándose. El sumo sacerdote interrogó a Jesús acerca de sus discípulos y de la doctrina. Jesús le contestó:



+ «Yo he hablado abiertamente al mundo; yo he enseñado continuamente en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y no he dicho nada a escondidas. ¿Por qué me interrogas a mí? Interroga a los que me han oído, de qué les he hablado. Ellos saben lo que he dicho yo.»



C. Apenas dijo esto, uno de los guardias que estaban allí le dio una bofetada a Jesús, diciendo:S. «¿Así contestas al sumo sacerdote?»



C. Jesús respondió:



+ «Si he faltado al hablar, muestra en qué he faltado; pero si he hablado como se debe, ¿por qué me pegas?»



C. Entonces Anás lo envió atado a Caifás, sumo sacerdote. Simón Pedro estaba en pie, calentándose, y le dijeron:



S. «¿No eres tú también de sus discípulos?»



C. Él lo negó, diciendo:



S. «No lo soy.»



C. Uno de los criados del sumo sacerdote, pariente de aquel a quien Pedro le cortó la oreja, le dijo:



S. «¿No te he visto yo con él en el huerto?»



C. Pedro volvió a negar, y enseguida cantó un gallo. Llevaron a Jesús de casa de Caifás al pretorio. Era el amanecer, y ellos no entraron en el pretorio para no incurrir en impureza y poder así comer la Pascua. Salió Pilato afuera, adonde estaban ellos, y dijo:



S. «¿Qué acusación presentáis contra este hombre?»



C. Le contestaron:



S. «Si éste no fuera un malhechor, no te lo entregaríamos.»



C. Pilato les dijo:



S. «Lleváoslo vosotros y juzgadlo según vuestra ley.»



C. Los judíos le dijeron:



S. «No estamos autorizados para dar muerte a nadie.»



C. Y así se cumplió lo que había dicho Jesús, indicando de qué muerte iba a morir. Entró otra vez Pilato en el pretorio, llamó a Jesús y le dijo:



S. «¿Eres tú el rey de los judíos?»



C. Jesús le contestó:



+ «¿Dices eso por tu cuenta o te lo han dicho otros de mí?»



C. Pilato replicó:



S. «¿Acaso soy yo judío? Tu gente y los sumos sacerdotes te han entregado a mí; ¿qué has hecho?»



C. Jesús le contestó:



+ «Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mi guardia habría luchado para que no cayera en manos de los judíos. Pero mi reino no es de aquí.»



C. Pilato le dijo:



S. «Conque, ¿tú eres rey?»



C. Jesús le contestó:



+ «Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad escucha mi voz.»



C. Pilato le dijo:



S. «Y, ¿qué es la verdad?»



C. Dicho esto, salió otra vez adonde estaban los judíos y les dijo:



S. «Yo no encuentro en él ninguna culpa. Es costumbre entre vosotros que por Pascua ponga a uno en libertad. ¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?»



C. Volvieron a gritar:



S. «A ése no, a Barrabás.»



C. El tal Barrabás era un bandido. Entonces Pilato tomó a Jesús y lo mandó azotar. Y los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le echaron por encima un manto color púrpura; y, acercándose a él, le decían:



S. «¡Salve, rey de los judíos!»



C. Y le daban bofetadas. Pilato salió otra vez afuera y les dijo:



S. «Mirad, os lo saco afuera, para que sepáis que no encuentro en él ninguna culpa.»



C. Y salió Jesús afuera, llevando la corona de espinas y el manto color purpúra. Pilato les dijo:



S. «Aquí lo tenéis.»



C. Cuando lo vieron los sumos sacerdotes y los guardias, gritaron:



S. «¡Crucifícalo, crucíficalo!»



C. Pilato les dijo:



S «Lleváoslo vosotros y crucificadlo, porque yo no encuentro culpa en él.»



C. Los judíos le contestaron:



S «Nosotros tenemos una ley, y según esa ley tiene que morir, porque se ha declarado Hijo de Dios.»



C. Cuando Pilato oyó estas palabras, se asustó aún más y, entrando otra vez en el pretorio, dijo a Jesús:



S. «¿De dónde eres tú?»



C. Pero Jesús no le dio respuesta. Y Pilato le dijo:



S. «¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para soltarte y autoridad para crucificarte?»



C. Jesús le contestó:



+ «No tendrías ninguna autoridad sobre mí, si no te la hubieran dado de lo alto. Por eso el que me ha entregado a ti tiene un pecado mayor.»



C. Desde este momento Pilato trataba de soltarlo, pero los judíos gritaban:



S. «Si sueltas a ése, no eres amigo del César. Todo el que se declara rey está contra el César.»



C. Pilato entonces, al oír estas palabras, sacó afuera a Jesús y lo sentó en el tribunal, en el sitio que llaman "el Enlosado" (en hebreo Gábbata). Era el día de la Preparación de la Pascua, hacia el mediodía. Y dijo Pilato a los judíos:



S. «Aquí tenéis a vuestro rey.»



C. Ellos gritaron:



S. «¡Fuera, fuera; crucifícalo!»



C. Pilato les dijo:



S. «¿A vuestro rey voy a crucificar?»



C. Contestaron los sumos sacerdotes:



S. «No tenemos más rey que al César.»



C. Entonces se lo entregó para que lo crucificaran. Tomaron a Jesús, y él, cargando con la cruz, salió al sitio llamado «de la Calavera» (que en hebreo se dice Gólgota), donde lo crucificaron; y con él a otros dos, uno a cada lado, y en medio, Jesús. Y Pilato escribió un letrero y lo puso encima de la cruz; en él estaba escrito: «Jesús, el Nazareno, el rey de los judíos.» Leyeron el letrero muchos judíos, porque estaba cerca el lugar donde crucificaron a Jesús, y estaba escrito en hebreo, latín y griego. Entonces los sumos sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato:



S. «No, escribas: "El rey de los judíos", sino: "Éste ha dicho: Soy el rey de los judíos."»



C. Pilato les contestó:



S. «Lo escrito, escrito está.»



C. Los soldados, cuando crucificaron a Jesús, cogieron su ropa, haciendo cuatro partes, una para cada soldado, y apartaron la túnica. Era una túnica sin costura, tejida toda de una pieza de arriba abajo. Y se dijeron:



S. «No la rasguemos, sino echemos a suerte, a ver a quién le toca.»



C. Así se cumplió la Escritura: «Se repartieron mis ropas y echaron a suerte mi túnica». Esto hicieron los soldados. Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre:



+ «Mujer, ahí tienes a tu hijo.»



C. Luego, dijo al discípulo:



+ «Ahí tienes a tu madre.»



C. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa. Después de esto, sabiendo Jesús que todo había llegado a su término, para que se cumpliera la Escritura dijo:



+ «Tengo sed.»



C. Había allí un jarro lleno de vinagre. Y, sujetando una esponja empapada en vinagre a una caña de hisopo, se la acercaron a la boca. Jesús, cuando tomó el vinagre, dijo:



+ «Está cumplido.»



C. E, inclinando la cabeza, entregó el espíritu. Los judíos entonces, como era el día de la Preparación, para que no se quedaran los cuerpos en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día solemne, pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y que los quitaran. Fueron los soldados, le quebraron las piernas al primero y luego al otro que habían crucificado con él; pero al llegar a Jesús, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados, con la lanza, le traspasó el costado, y al punto salió sangre y agua. El que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice verdad, para que también vosotros creáis. Esto ocurrió para que se cumpliera la Escritura: «No le quebrarán un hueso»; y en otro lugar la Escritura dice: «Mirarán al que atravesaron.» Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo clandestino de Jesús por miedo a los judíos, pidió a Pilato que le dejara llevarse el cuerpo de Jesús. Y Pilato lo autorizó. Él fue entonces y se llevó el cuerpo. Llegó también Nicodemo, el que había ido a verlo de noche, y trajo unas cien libras de una mixtura de mirra y áloe. Tomaron el cuerpo de Jesús y lo vendaron todo, con los aromas, según se acostumbra a enterrar entre los judíos. Había un huerto en el sitio donde lo crucificaron, y en el huerto un sepulcro nuevo donde nadie había sido enterrado todavía. Y como para los judíos era el día de la Preparación, y el sepulcro estaba cerca, pusieron allí a Jesús.



Palabra del Señor

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (13, 1-15




Lectura del Santo Evangelio según San Juan (13,1-15).




Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo. Estaban cenando, ya el diablo le había metido en la cabeza a Judas Iscariote, el de Simón, que lo entregara, y Jesús, sabiendo que el Padre había puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.




Llegó a Simón Pedro, y éste le dijo: «Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?»




Jesús le replicó: «Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde.»




Pedro le dijo: «No me lavarás los pies jamás.»




Jesús le contestó: «Si no te lavo, no tienes nada que ver conmigo.»




Simón Pedro le dijo: «Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.»




Jesús le dijo: «Uno que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. También vosotros estáis limpios, aunque no todos.»




Porque sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: «No todos estáis limpios.» Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis "el Maestro" y "el Señor", y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis.»




Palabra del Señor

LA ORDEN DE SAN CLEMENTE ACOMPAÑARÁ AL CRISTO YACENTE ESTE VIERNES SANTO DE 2012

D. Rafael Leopoldo Aguilera y D. Miguel Cazorla,

Caballeros de la Orden de San Clemente,

junto a otros caballeros de la misma Orden.

La idea de la Orden de San Clemente surge de miembros de otras órdenes como la del Santo Sepulcro de Jerusalén, la de Malta o Infanzones de Illescas. El por qué del nombre de San Clemente, proviene de una tradición y sentimiento unido a la Fe.
Si San Fernando le dedica el día de San Clemente (23 de noviembre) a la Ciudad de Sevilla, por medio de Él surge igualmente una vinculación de la Orden al Rey Santo, siendo esta la primera Orden netamente sevillana, que sirve, además, a los conventos de clausura.
De hecho la capa es sencilla, tal y como lo es el hábito de las monjas de clausura, muy similar en este caso al usado por las jerónimas de Santa Paula, con el añadido de los colores fernandinos. Al principio se creó como una asociación civil en 1986/87, siendo su primer presidente Juan Foronda y con el beneplácito del Cardenal Carlos Amigo, que ha sido prácticamente el padre de la misma
Para que esta Orden fuera una Institución seria y dentro de la Iglesia, por votación y a partir del año 2004, con decreto de 23 de noviembre de 2004, día de San Clemente, siendo ya presidente Antonio María González-Pacheco y Vázquez, paso a ser Orden de Caballeros de San Clemente de Sevilla, paso a ser una institución privada de derecho privado de la Archidiócesis de Sevilla y dada de alta en el Ministerio de Justicia dentro de instituciones religiosas y con la aprobación de la Conferencia Episcopal. De hecho los diplomas los emite el Cardenal, refrendados por el Canciller y el Presidente.
La Orden tiene un reflejo muy grande fuera de Sevilla, con delegaciones en otras provincias y en Italia, Portugal, Méjico o Colombia y en constante expansión.
Igualmente la Orden tiene tres clases de componentes: caballeros, comendadores y caballeros con gran cruz, aparte tiene caballeros con medalla de honor, caso del Cardenal de Sevilla.
Los estatutos marcan como fines de la Orden más importantes: colaborar con la acción evangelizadora de la Iglesia, con las instituciones diocesanas (seminario, parroquia, etc) y centros benéfico asistenciales (asociaciones contra la leucemia, inserción social de presos), colaboración con hermandades (acogida de niños Bielorrusos, Centro de Estimulación Precoz, etc...) y como fin principal, la ayuda a los conventos de clausura.
Esta Orden está abierta para sensibilidades de elaboración caso del ecumenismo y para entrar ya en la orden, la primera condición es ser católico, luego el perfil humano de cada uno y luego la cuota/donativo mínimo, aunque el que entra a postular aporta según su perfil. La Orden quiere ser una comunidad viva, para lo cual también el trabajo es una cualidad altamente apreciada, sin cualidades impositivas y cuyas armas son "extender el evangelio".


Rafael L. Aguilera.

PASIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SEGÚN SAN MARCOS (15, 1-39)

DOMINGO, 1 DE ABRIL DE 2012.

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos (15,1-39):
C. Apenas se hizo de día, los sumos sacerdotes, con los ancianos, los escribas y el Sanedrín en pleno, se reunieron, y, atando a jesús, lo llevaron y lo entregaron a Pilato. Pilato le preguntó:

S. «¿Eres tú el rey de los judíos?»

C. Él respondió:

+ «Tú lo dices.»

C. Y los sumos sacerdotes lo acusaban de muchas cosas. Pilato le preguntó de nuevo:

S. «¿No contestas nada? Mira cuántos cargos presentan contra ti.»

C. Jesús no contestó más; de modo que Pilato estaba muy extrañado. Por la fiesta solía soltarse un preso, el que le pidieran. Estaba en la cárcel un tal Barrabás, con los revoltosos que habían cometido un homicidio en la revuelta. La gente subió y empezó a pedir el indulto de costumbre. Pilato les contestó:

S. «¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?»

C. Pues sabía que los sumos sacerdotes se lo habían entregado por envidia. Pero los sumos sacerdotes soliviantaron a la gente para que pidieran la libertad de Barrabás. Pilato tomó de nuevo la palabra y les preguntó:

S. «¿Qué hago con el que llamáis rey de los judíos?»

C. Ellos gritaron de nuevo:

S. «¡Crucifícalo!»

C. Pilato les dijo:

S. «Pues ¿qué mal ha hecho?»

C. Ellos gritaron más fuerte:

S. «¡Crucifícalo!»

C. Y Pilato, queriendo dar gusto a la gente, les soltó a Barrabás; y a Jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran. Los soldados se lo llevaron al interior del palacio –al pretorio– y reunieron a toda la compañía. Lo vistieron de púrpura, le pusieron una corona de espinas, que habían trenzado, y comenzaron a hacerle el saludo:

S. «¡Salve, rey de los judíos!»

C. Le golpearon la cabeza con una caña, le escupieron; y, doblando las rodillas, se postraban ante él. Terminada la burla, le quitaron la púrpura y le pusieron su ropa. Y lo sacaron para crucificarlo. Y a uno que pasaba, de vuelta del campo, a Simón de Cirene, el padre de Alejandro y de Rufo, lo forzaron a llevar la cruz. Y llevaron a Jesús al Gólgota (que quiere decir lugar de «la Calavera»), y le ofrecieron vino con mirra; pero él no lo aceptó. Lo crucificaron y se repartieron sus ropas, echándolas a suerte, para ver lo que se llevaba cada uno. Era media mañana cuando lo crucificaron. En el letrero de la acusación estaba escrito: «El rey de los judíos.» Crucificaron con él a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. Así se cumplió la Escritura que dice: «Lo consideraron como un malhechor.» Los que pasaban lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo:

S. «¡Anda!, tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo bajando de la cruz.»

C. Los sumos sacerdotes con los escribas se burlaban también de él, diciendo:

S. «A otros ha salvado, y a sí mismo no se puede salvar. Que el Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos.»

C. También los que estaban crucificados con él lo insultaban. Al llegar el mediodía, toda la región quedó en tinieblas hasta la media tarde. Y, a la media tarde, jesús clamó con voz potente:

+ «Eloí, Eloí, lamá sabaktaní.»

C. Que significa:

+ «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»

C. Algunos de los presentes, al oírlo, decían:

S. «Mira, está llamando a Elías.»

C. Y uno echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a una caña, y le daba de beber, diciendo:

S. «Dejad, a ver si viene Elías a bajarlo.»

C. Y Jesús, dando un fuerte grito, expiró. El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo había expirado, dijo:

S. «Realmente este hombre era Hijo de Dios.»
Palabra del Señor

CARTEL DE LA HERMANDAD PARA LA SEMANA SANTA DE 2012

Esta impactante fotografía de la Virgen de los Dolores, obra de D.Guillermo Méndez, representa este año 2012 a la Real e Ilustre Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores en su cartel de Viernes Santo.

SOLEMNE TRIDUO DE LA HERMANDAD DEL SANTO SEPULCRO

Fotografía: D. Guillermo Méndez.



Los días 28, 29 y 30 de marzo, a las 19:30 horas; en el Templo parroquial de San Pedro Apóstol, la Real e Ilustre Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores celebra Triduo solemne en honor a sus Titulares.



El jueves, 29 de marzo de 2012, tras la celebración de la Eucaristía, se celebrará la cena de Hermandad con la entrega de los premios anuales que este año han recaido en:



Premio Florentino Castañeda a la difusión cultural de la Semana Santa almeriense:


Banda Municipal de Música de Almería.


Premio Rafael Saldaña al esfuerzo cofrade:


D. Miguel Ángel Molina


Premio Manolita Ossoro a la labor de la mujer cofrade:
Dña. María del Mar Cerrá Guirado.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (12, 20-33)

DOMINGO, 25 DE MARZO DE 2012.
Lectura del Santo Evangelio según San Juan (12,20-33):
En aquel tiempo, entre los que habían venido a celebrar la fiesta había algunos griegos; éstos, acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban: «Señor, quisiéramos ver a Jesús.»Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús.Jesús les contestó: «Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre. Os aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo premiará. Ahora mi alma está agitada, y ¿qué diré?: Padre, líbrame de esta hora. Pero si por esto he venido, para esta hora. Padre, glorifica tu nombre.»
Entonces vino una voz del cielo: «Lo he glorificado y volveré a glorificarlo.»
La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno; otros decían que le había hablado un ángel.
Jesús tomó la palabra y dijo: «Esta voz no ha venido por mí, sino por vosotros. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra atraeré a todos hacia mí.»
Esto lo decía dando a entender la muerte de que iba a morir.
Palabra del Señor

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (3,14-21)

Fotografía: D. Guillermo Méndez.
Publicada en: http://rambladealfareros.blogspot.com/


DOMINGO, 18 DE MARZO DE 2012.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan (3,14-21):
En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: «Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna. Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.»
Palabra del Señor

CARTA DEL HERMANO MAYOR

Fotografía: D. Guillermo Méndez
Obtenida en: http://www.flickr.com/photos/ser_silencio



Queridos cofrades:
En estos días de Cuaresma en que de nuevo compartiremos la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo; es momento para la reflexión, es momento de hacer penitencia.
No nos auto justifiquemos, no cometamos la torpeza de mirar hacia donde nos resulte menos embarazoso, es el momento de hacer frente a nuestras debilidades, de profundizar en el sentido de nuestro Credo.
La Hermandad ha vivido un año lleno de renovaciones. Tras el Cabildo de Elecciones, celebrado el 9 de julio de 2011, y posterior nombramiento por parte del Excmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Adolfo González Montes, Obispo de Almería, el pasado 11 de enero; se celebró la jura de cargos en el Templo Parroquial de San Pedro Apóstol ante nuestro Consiliario, D. Esteban Belmonte Pérez, el día 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes.
La cercanía de nuestra salida procesional hace que vayamos a marchas forzadas en lo referente al calendario de actividades relacionadas con la misma y, como siempre, os animo a participar en ellas.
La convivencia entre cofrades, en estos días previos a la preparación de la Pascua de Resurrección, es primordial para dar sentido de Hermandad. Tenemos que vivir la Cuaresma con el mismo ahínco que dedicamos al montaje de nuestros pasos.
Este año 89 del momento en el que pasamos de ser una simple procesión en la calle a ser Hermandad, debe ser el inicio de una nueva etapa, mas participativa y siendo conscientes de las necesidades de la sociedad actual. Nuestro deber como católicos y partícipes de la Iglesia, es intentar aunar esfuerzos para realizar obras sociales que de alguna manera palien las necesidades de los más desprotegidos. Nosotros no formamos parte de un club social, somos parte del Pueblo de Dios, y debemos ser conscientes de ello todos los días del año. La “Pascua Florida”, la alegría de saber que Cristo ha Resucitado, ha de ponerse de manifiesto en nuestros actos.
Que el Santísimo Cristo Yacente y Nuestra Señora de los Dolores nos ayuden en nuestro empeño.
Feliz Pascua de Resurrección.
El Hermano Mayor.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN, (2, 13-25)


Purificación del Templo.
El Greco.
DOMINGO, 11 DE MARZO DE 2012.
Lectura del Santo Evangelio según San Juan (2,13-25):
Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: «Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.»
Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora.»
Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: «¿Qué signos nos muestras para obrar así?»Jesús contestó: «Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.»
Los judíos replicaron: «Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?»
Pero él hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús.
Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.
Palabra del Señor

ARTÍCULO DE J. ANTONIO BARRIOS Y MARTA RUBÍ EN LA VOZ DE ALMERÍA SOBRE LA CARRERA OFICIAL

CRÓNICA SOCIAL DE JUAN ANTONIO BARRIOS EN LA VOZ DE ALMERÍA



La jura de cargos de las juntas directiva y de gobierno de la Real e Ilustre Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores, ha salido publicada en la crónica social que Juan Antonio Barrios realiza para La Voz de Almería.

REPARTO DE TÚNICAS Y PAPELETAS DE SITIO

Nuestra Señora de los Dolores.

Hermandad Santo Sepulcro.

Vestidor D. Álvaro Abril.


PARA REPARTO DE TÚNICAS Y PAPELETAS DE SITIO:
Casa de Hermandad.
Plaza de la Catedral Nº 3, bajo.
De martes a jueves de 18:30 a 21:00 horas.
De 6 de marzo a 29 de marzo.


Recordamos a los hermanos que los viernes de Cuaresma, tras la Misa parroquial de 19:30 horas, la Hermandad realiza en comunión con la parroquia el rezo del Santo Viacrucis, portando a hombros al Santísimo Cristo Yacente por el interior del Templo.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (9, 2-10)


Transfiguración.
Fra Angélico.

DOMINGO, 4 DE MARZO DE 2012.
Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (9,2-10):
En aquel tiempo, Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús.
Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»
Estaban asustados, y no sabía lo que decía.
Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: «Este es mi Hijo amado; escuchadlo.»De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos.Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: «No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»
Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de «resucitar de entre los muertos».
Palabra del Señor.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (1,12-15)



DOMINGO, 26 DE FEBRERO DE 2012.

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (1,12-15):
En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían. Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios.
Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio».

Palabra del Señor .

CARTA DEL OBISPO A LOS COFRADES Y A TODOS LOS DIOCESANOS AL COMENZAR LA CUARESMA Y ANTE LAS CELEBRACIONES DE SEMANA SANTA








ADENTRARSE POR EL CAMINO DEL ÉXODO HACIA LA PASCUA.



Queridos cofrades y diocesanos todos:
Con el miércoles de Ceniza se abre el tiempo santo de la Cuaresma y las hermandades y cofradías preparan los retoques finales del itinerario de los desfiles procesionales que llevarán a la calle la piadosa representación de la pasión redentora de Cristo y los dolores de Santa María. Son días de contemplación de los misterios de nuestra redención mediante el sufrimiento del Redentor, entregado libremente a la cruz. Días de meditación y recogimiento, pero también de bullicio de los días festivos y el clamor de la calle, repleta de gentes del lugar y de turistas que se agolpan para ver pasar ante sus ojos asombrados los pasos de la semana mayor de la fe. A pesar de la austeridad que la representación de la pasión de Cristo debería imponer a las consumiciones en barras y mesas de recreo en un día como el Viernes Santo, la abstinencia y el ayuno de los fieles cristianos se hace difícil por el ambiente y el clima festivo que sirve al rencuentro de familiares, amigos y conocidos.
Todo parece contribuir a que la Semana Santa pierda el fervor que debería imprimir la fe a la celebración del Triduo pascual, y la sobriedad con la que los fieles cristianos deberían expresar su asociación a la pasión y muerte del Señor el Viernes Santo, para mejor celebrar la gozosa felicidad de la resurrección de Jesús de entre los muertos el domingo de Pascua.
Es verdad que algunos días de la Semana Santa tienen un color especial, sobre todo el Jueves Santo hasta la celebración de la misa de la Cena del Señor, con la cual se entra en el Triduo pascual. La conmemoración de la institución de la Eucaristía y del sacerdocio abren al cristiano al misterio del amor de Dios hecho alimento de vida eterna; y al servicio de los ministros de la Iglesia para la salvación, que se hace evangelización y solidaridad con los más necesitados, extendiendo la mesa eucarística a la mesa que alimenta los cuerpos con el pan material cotidiano, figura y medio de la presencia del pan celestial servido en el sacramento del Altar.
Son momentos los del Jueves Santo que invitan al convivio gozoso de los alimentos festivos, pero han de ir seguido de los alimentos penitenciales del Viernes Santo, que la tradición ha ido disponiendo hasta hacerse expresión de cultura y arte culinario. Es verdad que es así, pero el comercio, el consumo festivo y el aparato externo de la Semana Santa desplaza la sobriedad del cuerpo que dispone el espíritu; y las representaciones, llenas de esplendor, pueden ocultar bajo el oro de los tejidos, el adorno de las flores y la candelería de las imágenes y dejar en segundo plano la celebración sacramental que da sentido a los pasos de la representación. Conviene, pues, preguntar: ¿qué quedará en el alma del cristiano después de la Semana Santa? Tenemos que hacer una cosa sin dejar de hacer la otra, para que, ciertamente, el alma quede saciada de fe y de esperanza sobrenatural, y se muestre llena de la caridad que es solidaria condivisión de los bienes con los necesitados.
Será así, si sabemos unir las representaciones procesionales y las manifestaciones de la piedad popular a la atenta escucha de la Palabra de Dios y las celebraciones sacramentales del Triduo pascual. Un cristiano no habrá celebrado la Semana Santa sin participar en la asamblea litúrgica, sin acudir al sacramento de la Penitencia que purifica el corazón, porque de él dimana la malquerencia y las acciones que distorsionan la paz entre los hombres, ofenden a Dios y perjudican la propia vida marcándola con el signo del pecado; porque del corazón brotan las pasiones malsanas que dan pábulo a la envidia, la acumulación de riqueza ilícita, la vanidad que hace necio al ser humano y, con demasiada frecuencia, el crimen y la extorsión, la corrupción y la opresión que resulta del dominio que ofende la dignidad humana y coarta la libertad.
Una Semana Santa para dejar poso en el alma del cristiano, con la memoria vivificadora de lo visto y oído, de lo contemplado y celebrado, requiere participación en la celebración eucarística, adoración del tabernáculo que contiene el pan de la Vida, y adoración de la Cruz que nos ha redimido: acciones del Jueves y Viernes Santo que conducen al gran silencio del Sábado Santo, día para la contemplación de la sepultura de Cristo, con atención meditativa a las lecturas de la Escritura que profetizaron los hecho de salvación narrados y cantados en los hermosos oficios de la liturgia de las Horas, en la crónica evangélica que narra la pasión de Cristo y su desenlace en la Pascua, en el pregón pascual que canta la resurrección gloriosa en la gran Vigilia.
Son los días santos por excelencia que desembocan en la misa solemne del «día primero», el domingo del que vive el entero año litúrgico, hacia el que tienden los tiempos fuertes del año, porque la luz pascual se anticipa en la luz de la Navidad a que se llega por las semanas del Adviento; y la Cuaresma dispone para alcanzar la luminosa explosión pascual de la resurrección.
Cuando el Triduo pascual es sacramentalmente vivido por los cristianos, se convierte en referente ineludible de la vida cristiana. Para que así sea, todo ello requiere hacer espacios durante la Cuaresma libres de perturbación, para interiorizar los objetivos cuaresmales, mediante el recogimiento interior que ayude al cristiano a examinarse y convertirse a la Palabra de Dios. Si no hace hueco en su vida para estos espacios, que le ayuden a vencer las tentaciones de los ídolos que le acechan, adentrándose a lo largo de la Cuaresma por el desierto de la conversión, como los israelitas se adentraron en el camino del éxodo y atravesaron el desierto hacia la patria en libertad, las representaciones sagradas de la Semana Santa pasarán sin dejar fruto duradero.
Dios no lo quiera, queridos cofrades y diocesano, y para que no suceda algo así, todos hemos de apresurarnos a acudir a las fuentes sacramentales de la gracia cuaresmal que darán autenticidad impactante a la dramatización exterior de los desfiles procesionales.
Almería, a 22 de febrero de 2012
Miércoles de Ceniza
+ Adolfo González Montes
Obispo de Almería

VIA CRUCIS PENITENCIAL



VÍA CRUCIS PENITENCIAL
Templo Parroquial de San Pedro Apóstol de Almería.
La imagen del Cristo Yacente de la Real e Ilustre Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores, es procesionada en Santo Vía Crucis en el interior del Templo los viernes de Cuaresma, tras la Santa Misa de 19:30 horas.
El próximo viernes, día 24 de febrero de 2012, tendrá lugar el primer Vía Crucis penitencial.

MIERCOLES DE CENIZA E INICIO DE LA CUARESMA 2012

MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI PARA LA CUARESMA 2012
«Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras» (Hb 10, 24)
Queridos hermanos y hermanas
La Cuaresma nos ofrece una vez más la oportunidad de reflexionar sobre el corazón de la vida cristiana: la caridad. En efecto, este es un tiempo propicio para que, con la ayuda de la Palabra de Dios y de los Sacramentos, renovemos nuestro camino de fe, tanto personal como comunitario. Se trata de un itinerario marcado por la oración y el compartir, por el silencio y el ayuno, en espera de vivir la alegría pascual.
Este año deseo proponer algunas reflexiones a la luz de un breve texto bíblico tomado de la Carta a los Hebreos: «Fijémonos los unos en los otros para estímulo de la caridad y las buenas obras» (10,24). Esta frase forma parte de una perícopa en la que el escritor sagrado exhorta a confiar en Jesucristo como sumo sacerdote, que nos obtuvo el perdón y el acceso a Dios. El fruto de acoger a Cristo es una vida que se despliega según las tres virtudes teologales: se trata de acercarse al Señor «con corazón sincero y llenos de fe» (v. 22), de mantenernos firmes «en la esperanza que profesamos» (v. 23), con una atención constante para realizar junto con los hermanos «la caridad y las buenas obras» (v. 24). Asimismo, se afirma que para sostener esta conducta evangélica es importante participar en los encuentros litúrgicos y de oración de la comunidad, mirando a la meta escatológica: la comunión plena en Dios (v. 25). Me detengo en el versículo 24, que, en pocas palabras, ofrece una enseñanza preciosa y siempre actual sobre tres aspectos de la vida cristiana: la atención al otro, la reciprocidad y la santidad personal.
Información completa en:

http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/messages/lent/documents/hf_ben-xvi_mes_20111103_lent-2012_sp.html
El próximo miércoles, día 22 de febrero de 2012, es Miércoles de Ceniza, lo que supone el comienzo de la Cuaresma.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (2,1-12)



DOMINGO, 19 DE FEBRERO DE 2012.

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (2,1-12):
Cuando a los pocos días volvió Jesús a Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Él les proponía la palabra. Llegaron cuatro llevando un paralítico y, como no podían meterlo, por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico.
Viendo Jesús la fe que tenían, le dijo al paralítico: «Hijo, tus pecados quedan perdonados.»
Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros: «¿Por qué habla éste así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?»
Jesús se dio cuenta de lo que pensaban y les dijo: «¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil: decirle al paralítico "tus pecados quedan perdonados" o decirle "levántate, coge la camilla y echa a andar"? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados...»
Entonces le dijo al paralítico: «Contigo hablo: levántate, coge tu camilla y vete a tu casa.»Se levantó inmediatamente, cogió la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo: «Nunca hemos visto una cosa igual.»
Palabra del Señor

ADIOS AMIGO



No te preguntamos, Señor, por qué nos lo quitaste.
Te damos las gracias porque nos lo diste”.



D. Antonio Rueda Moreno, anterior Párroco de San Antonio de Padua y Consiliario de la Hermandad del Encuentro, ha fallecido en la noche de ayer, día 14 de febrero de 2012.
Mañana, el Señor Obispo, presidirá misa de exequias en la Parroquia de San Luis Gonzaga a las 11:00 horas.


Adiós amigo bueno.Hace menos de un año concelebraste la misa funeral por mi madre. Siempre que te he necesitado me has atendido con los brazos abiertos.
Inteligente y cercano, has sido uno de mis maestros. Tus homilías profundas quedan en las parroquias que has pisado.
La Virgen del Saliente, “La Pequeñica”, te espera a las puertas del cielo.


Jorge Espinosa.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (1, 40-45)



DOMINGO, 12 DE FEBRERO DE 2012.

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (1,40-45):
En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes
limpiarme.»Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.» La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.
Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»
Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo, se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.
Palabra del Señor

EL PRESIDENTE DE LA DIPUTACIÓN DE ALMERÍA RECIBE A LA HERMANDAD DEL SANTO SEPULCRO





El Presidente de la Diputación, D. Gabriel Amat, ha recibido el pasado martes, día 7 de febrero de 2012,en su despacho del Palacio Provincial a una representación de la Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores, encabezada por su Hermano Mayor, Jorge Espinosa y parte de la junta de Gobierno como Áurea Martínez, María Dolores Ortiz, Modesto Sánchez, Eduardo Morcillo, Teresa García, Julia Ríos y Enrique Gómez.
Durante la reunión, los miembros de la Hermandad invitaron a D. Gabriel Amat y al resto del equipo de Gobierno de la Diputación Provincial, a participar en su salida procesional del próximo ‘Viernes Santo’ en la capital almeriense, y contar así con representación de la Institución Supramunicipal en este importante acto. D. Gabriel Amat, que agradeció la invitación, mostró todo su interés en que la Diputación de Almería esté representada en la Procesión
Los miembros de la Hermandad, también intercambiaron impresiones con el Presidente sobre actuales y futuros proyectos que se están llevando a cabo y sobre el trabajo que realiza esta Cofradía en Almería, y analizar así posibles vías de colaboración con la Diputación.
La Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores es una de las cuatro cofradías que sale a las calles de Almería Capital el ‘Viernes Santo’. Con salida desde la Iglesia de San Pedro, la cofradía procesiona con dos pasos, el Cristo del Santo Sepulcro y, bajo palio, la Virgen de los Dolores, que está acompañada de la Banda Municipal de Almería.

JURA DE CARGOS DE LA HERMANDAD





Nuestra Señora de Lourdes.




El próximo sábado, día 11 de febrero de 2012, festividad de Nuestra Señora de Lourdes; tras la ratificación por parte del Ilmo. y Rvdmo. Sr. Dr. D. Adolfo González Montes, Obispo de Almería, y puesto en conocimiento de nuestro Reverendo Padre Consiliario D. Esteban Belmonte Pérez, Cura Párroco del Templo Parroquial de San Pedro Apóstol de Almería, del nombramiento de D. Jorge Jesús Espinosa Peñuela como Hermano Mayor de la Real e Ilustre Hermandad del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de los Dolores, Cofradía Oficial de la Semana Santa almeriense; se procederá a la jura de cargos por parte de las Juntas de Gobierno y Directiva tras la Misa de Hermandad, cuya celebración será a las 19:30 horas en el Templo Parroquial de San Pedro Apóstol.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (1,29-39)



DOMINGO, 5 DE FEBRERO DE 2011

Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (1,29-39):
En aquel tiempo, al salir Jesús y sus discípulos de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar.
Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: «Todo el mundo te busca.»
Él les respondió: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido.»
Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.
Palabra del Señor

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS

DOMINGO, 29 DE ENERO DE 2012
Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (1,21-28):
En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad.
Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: « ¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.»
Jesús lo increpó: «Cállate y sal de él.»
El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos: « ¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.»
Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Palabra del Señor

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS (1,14-20)


El martirio de San Marcos.

Les Très Riches Heures du Duc de Berry Hermanos Limbourg (c. 1410).

Musée Condé, Chantilly, Francia.


DOMINGO, 22 DE ENERO DE 2012.
Lectura del Santo Evangelio según San Marcos (1,14-20):
Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago.
Jesús les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.»
Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

Palabra del Señor

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN (1,35-42)

AGNUS DEI

Francisco de Zurbarán

DOMINGO, 15 DE ENERO DE 2012.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan (1,35-42):
En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: «Éste es el Cordero de Dios.»
Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús.
Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: « ¿Qué buscáis?»
Ellos le contestaron: «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?»
Él les dijo: «Venid y lo veréis.»
Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).»
Y lo llevó a Jesús.
Jesús se le quedó mirando y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro).»
Palabra del Señor